La deuda Sr es una deuda que no depende de los resultados del proyecto, ya que la tasa de rendimiento y el plazo están fijos desde el inicio, y normalmente tiene una garantía que vale 2 o más veces que lo que se le haya prestado al desarrollador. En la mayoría de los casos paga intereses de forma periódica, aunque también puede haber excepciones en las que tanto capital como rendimientos del proyecto paguen al vencimiento.

La deuda preferente, sí depende de los resultados del proyecto, normalmente del tiempo y precio al que se vendan las unidades y eso determina la tasa de rendimiento que paga, que puede ser 0 o un % indicado. La garantía normalmente es 1 a 1, es decir, el valor de la misma es igual al valor del dinero prestado.

En ambos tipos de deuda, adicional al inmueble en garantía, se tiene una cuenta de administración de flujos, que quiere decir que el dinero no se entrega todo al desarrollador, sino que se va entregando conforme avanza la obra. Una ventaja de la deuda preferente es que normalmente tiene tasas mucho mayores que otro tipo de instrumentos. 

En ambos casos se cuenta con una garantía física que respalda la inversión, lo que le da mucha certeza y seguridad a los inversionistas, además en ambos casos se va monitoreando el avance del desarrollo. 

¿Encontró su respuesta?